SEMANA SANTA

Procesión de Jesús Nazareno de Oviedo


 

INICIO

NOTICIAS

HISTORIA

IMAGEN TITULAR

HÁBITO Y ESCUDO

SEMANA SANTA

JUNTA DE GOBIERNO

REVISTA NAZARENO

NOVENA

CONTACTO

ENLACES

 

 

 

En el atardecer del Miércoles Santo la venerada imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno sale de nuevo a las calles de Oviedo.

La estación penitencial se inicia a las ocho de la tarde en la iglesia conventual de Santo Domingo. Los hermanos cofrades  forman en el claustro del convento a la espera de que la cruz de guía junto con el estandarte de la hermandad flanquee la puerta principal. El silencio ya es absoluto.  Tras el estandarte con el emblema de la hermandad se divisan las recién restauradas estaciones del Vía-Crucis, todas ellas custodiadas por hileras de hachones.

Bajo las órdenes del Diputado Mayor  de Gobierno el trono de Nuestro Padre Jesús Nazareno sale del templo, escoltado por soldados gastadores del R.I.L.A.T. Príncipe nº3. de Asturias.

De nuevo, el Nazareno, se encuentra con las gentes de Oviedo que le acompañarán de forma fiel durante todo el recorrido de su desfile procesional:

   

 

 

  • Plaza de Santo Domingo

  • San Pedro de Mestallón

  • Marqués de Gastañaga

  • Magdalena

  • Plaza de la Constitución

  • Jesús

  • Fruela

  • San Francisco

  • Plaza de la Catedral

 

  Pasadas las nueve de la noche Nuestro Padre Jesús Nazareno llega a la Catedral donde, tras una ofrenda floral la Virgen de la Esperanza (La Balesquida) se rezará el Santo Vía-Crucis ante los catorce estandartes dispersos en derredor de la plaza. Una vez finalizado el acto se reanuda la marcha procesional para retornar a la Iglesia de Santo Domingo recorriendo:
   

 

 

  • Rúa

  • Cimadevilla

  • San Antonio

  • Mon

  • Oscura

  • Marqués de Gastañaga

  • San Pedro de Mestallón

  • Plaza de Santo Domingo

 

 

Una vez delante de la iglesia conventual de Santo Domingo, el Director Espiritual de la Cofradía dirige unas palabras a todos los Hermanos y, tras unas oraciones, Nuestro Padre Jesús Nazareno regresa al templo.